Make your own free website on Tripod.com
Counseling-Resources
El endemoniado Geraseno Según Lucas: Jesús y la liberación de la alienación

Home

Links | Comunity | Contact Us | Documents | About Us | Ethical Statement | Visit our Spanish version/Visite nuestra versión en Español

El endemoniado Geraseno Según Lucas: Jesús y la liberación de la alienación ( Lucas 8.26-39)

por Pablo Carli

 

Indice:

 

  1. introducción
  2. Jesús y la liberación de la alineación
  3. conclusión
  4. bibliografía

 

Introducción

 

Al tomar el tema del endemoniado Geraseno, desde la perspectiva de Lucas, intento ver cual es la interpretación y el énfasis que se plantea sobre este texto. Desde la reflexión personal y desde autores que enfoquen esta perspectiva[1].

Antes de comenzar a desarrollar el cuerpo de este trabajo asumo la postura de Fitzmyer sobre la interpretación de la posesión demoniaca:

Según la demonología de la época, los demonios deberán andar errantes, vagando de un lugar a otro y tratando de encontrar morada en los desiertos, entre los sepulcros e incluso en personas psíquicamente perturbadas[2].

Es así que desde esta concepción tomo la interpretación de la posesión como una cosmovisión propia de la época, la cual constituía una respuesta a la alienación de la persona Gerasena. Como lo explica Byler[3], nuestra concepción de la realidad determinara la realidad que vivamos. Por lo tanto si creemos en la posibilidad de que un demonio entre en el cuerpo de una persona y tome control de su voluntad, esa será la manera en que interpretaremos las vivencias que nos acontezcan. Y si creemos que el poder del mal se manifiesta en la alienación de una persona (por ej.) del grupo con el cual convive en una manera negativa y dañina, esta será la manera en la que interpretaremos los fenómenos que se nos presenten, en mi caso desde la pastoral, y en cada uno desde su área de trabajo y relación con los demás.

 

Cuerpo: Jesús y la liberación de la alineación

 

Este relato se desarrolla de la siguiente manera: a) Enfermedad mental atribuída a demonios(daimónion= demonio): comportamiento extremadamente grotesco, habitual y continuo <<desde hace mucho tiempo>>.b) Un dialogo con los demonios revela su número. c) Jesús regatea con los demonios, logrando que accedan a marcharse bajo la condición de poder alojarse en los cerdos. d) la reacción popular no es admiración, sino temor y hostilidad. e) En lugar de callar el asunto, Jesús manda al liberado a que difunda la noticia[4].

Es notable la cantidad de detalles que tiene este relato[5] (así mismo las diferencias y relaciones con los pasajes paralelos[6]), y es importante notar cual era el sentido por el cual Lucas lo incluye.

Bovon[7]describe que para Lucas este pasaje representaba una manifestación (epifanía) del poder divino de Jesús y de la disminución de poder de los demonios. Entonces podemos llegar a pensar que el énfasis estaba dado principalmente sobre el destino mesiánico de Jesucristo.

Ya desde versículos anteriores se viene desarrollando el tema del poder divino de Jesús, el liberador del mal, de la alienación. El mal que se cierne sobre el ser humano, en forma de cataclismo de la naturaleza, se reproduce a otro nivel como un mal que afecta a la condición psíquica de un desventurado[8]. Lucas esta ordenando los pasajes de tal manera que quede de manifiesto el poder de Jesús para la liberación del oprimido, tanto de un mar embravecido como de la alienación (manifestada como una enfermedad psíquica).

Podríamos hacernos la pregunta de si Jesús creía en la superstición popular de la posesión diabólica. Pero esto no es expresado por Lucas, pues es ajeno al sentido de la narración, cuya finalidad es esencialmente de orden simbólico-religioso[9].

En el estudio de algunas secciones de este pasaje podemos ver el grado de alienación en el que se encontraba esta persona.

Por ejemplo en los versículos 26-28, vemos que apenas llega Jesús a tierra firme, el endemoniado viene hacia él. Las primeras palabras de este personaje llevan a pensar en un habitante muy educado de la ciudad.[...] Luego se nos describe la miseria de su estado: los numerosos demonios (cf. 8,2) lo han despojado de las señales de humanidad reconocidas en aquella época: el vestido y la vida social[10].

Entre los sepulcros. Algunos comentaristas han creído ver en este y otros detalles del relato una alusión a Is. 65:1-7. El hecho de andar vagando entre los sepulcros puede ser un signo de la alienación del endemoniado [...][11].

Comprendemos con esto el estado en el que se encontraba este hombre, completamente asolado por la enfermedad y en un contexto que lo condenaba de poseso por algún tipo de demonio, completamente alienado y perdido.

Aquí a mi entender entra el mensaje principal del relato de Lucas. Es cuando Jesús demuestra su misión redentora, la de liberarnos de la estructura del mal que lleva a la alienación de las personas. En este relato vivo de exorcismo, Lucas nos describe una doble epifanía. Por una parte, se revela la fuerza salvadora del Hijo de Dios, por otra, la caída de las fuerzas del mal[12].

Una palabra corriente en el Nuevo Testamento para describir el poder de Jesús para sanar enfermos y rehabilitar al ser humano para la vida moral, es <<salvación>>[13].

Vemos que Jesús se ocupa de reintegrar a la persona alienada su integridad como ser humano, la narración presenta a Jesús en pleno uso de sus poderes personales para curar a un pobre demente,

a un marginado de la sociedad; la curación restituye no solo su sano juicio, sino el sentido profundo de su existencia[14]

 

Conclusión

 

El relato nos muestra el estado en el que estaba este hombre, completamente aislado, marginado de su grupo. Jesús llega hasta la persona, y comienza a tratar los problemas que enfrenta.

Es interesante notar como encara Jesús el asunto. No va contra la creencia popular de la época de que una persona puede ser poseída por un demonio. Sino que se centra en la creencia popular y pregunta el nombre del supuesto demonio, pues en la creencia popular si se conocía el nombre del demonio se lo podía exorcizar con mayor efectividad.

Por lo que vemos Jesús se encargo de llevar seguridad a la persona alienada, demostrándole que el estaba realizando la liberación que el necesitaba. Le hizo notar de acuerdo a la manera de interpretar la realidad que poseían, que lo que le oprimía (la enfermedad), había sido curada.

Posiblemente la demostración de esto fue la expulsión de los demonios sobre los cerdos, una demostración de que el mal que le aquejaba había sido sanado por completo, reintegrándole su dignidad[15].

La obra mesiánica de Jesús comenzaba a manifestarse, su poder para liberar al humano de alienación de una estructura del mal, era concretada en una posibilidad real, una esperanza de liberación de un orden caído.

Me gusto la manera en que a manera de conclusión lo refleja Byler:

Mientras vivamos en el mundo conoceremos el sufrimiento, las circunstancias desagradables, la enfermedad, la opresión política, las manipulaciones psicológicas, la persecución y la muerte. Pero los que hemos recibido el anuncio de buenas noticias en Jesús vivimos confiados. Los demonios han perdido su poder sobre nosotros. Ya no nos impresionan. Ya no admiramos su poder.

Esta es la más grande y perfecta liberación del poder de los demonios, de la que también damos testimonio.[16]

 

Bibliografía

 

  1. Bovon, François;  El Evangelio según San Lucas: Lc. 1-9 Vol. I; Salamanca/España, s/e, 1995.pp. 735
  2. Byler, Dionisio; El Diablo y los Demonios según la Biblia; Barcelona, Editorial CLIE, 1993.pp. 143
  3. Fitzmyer, Joseph A; El Evangelio según San Lucas: III Traducción y comentario Capítulos 8.22-18.14;España, Ediciones Cristiandad, 1986.pp. 877
  4. Pérez, José M. García; San Lucas: Evangelio y tradición; Madrid, Editorial Ciudad Nueva, 1995.pp.367 (Consultado)


[1] Desde Fitzmyer en El Evangelio Según San Lucas, pasando por Byler en El Diablo y los Demonios Según la Biblia, hasta FranÇois Bovon en El Evangelio según San Lucas: Lucas 1-9 vol.1. Si me es posible tomare también algo de José M. García Pérez en San Lucas: Evangelio y tradición.

[2] Fitzmyer, Joseph A.; El Evangelio según San Lucas: III traducción y comentarios capítulos 8.22 18.14; España, Ediciones Cristiandad, 1986.p.33

[3] Byler, Dionisio; El Diablo y los Demonios según la Biblia; Barcelona, Editorial CLIE, 1993.p.41

[4] Ibid.,p.114-115

[5] El cúmulo de detalles extravagantes e incluso grotescos de la narración [...] fue asociándose con los llamados relatos de milagro en la tradición sinóptica. ( Fitzmyer, op.cit.,p.25)

[6] Mc. 5.1-20, Mt. 8.28-34

[7] Bovon, François; El Evangelio según San Lucas: Lc. 1-9 Vol.I; Salamanca/España, s/e, 1995.p. 610

[8] Fitzmyer, op.cit.,p.22

[9] Ibid.,p.25

[10] Bovon, op.cit.,p.612

[11] Ibid.,p.30

[12] Bovon, op.cit.,p.620

[13][13] Byler, op.cit., 13-14

 

[14] Fitzmyer, op.cit., p.26

[15] Para Fitzmyer no son convincentes ciertas explicaciones de carácter psicologisante ; por ej., la propuesta por A.H. M´Neile: la causa por la que Jesús provoco la perdida de los cerdos fue para tranquilizar por completo al poseído, ofreciéndole una demostración visible de que el elemento que le había hecho tan desgraciado había quedado definitivamente destruído. ( The Gospel according to St. Mathew, Londres, 1915, 114). Ibid., p.26

[16] Byler, op.cit., p. 44

 

 

Send your comentaries to the author